Cuando se quiebra el amor.

Cuando se quiebra el amor es como cuando una rama se rompe, la savia quiere seguir llegando, intenta e intenta hasta que al fin se da cuenta de que no tiene nada más que hacer y deja de mandar sus esfuerzos a esa rama. Porque ese otro trozo ya no puede recibirlo. Así se separan y aprenden a tener espacios individuales, se olvidan. Pero si se unen otra vez, cada una tendrá su forma exacta para encajar con la otra, aun así la savia ya no correrá entre ambas, por eso entienden que deben separarse para siempre. Queda un recuerdo porque donde veamos un árbol que le falta su rama, sabemos que estuvo allí. Si vemos una rama en el suelo sabemos que viene de un árbol. Las rupturas amorosas son así, debemos  entenderlas y aceptar la naturaleza de los hechos.

Anuncios